Y POR QUE AHORA… ¿TALLERISTA?

Durante mucho tiempo, pese a que algunas personas me decían y otras pocas me pedían, siempre me negué a cualquier posibilidad remota de dictar algo que fuera parecido a un taller, seminario o clase sobre el oficio y trabajo en el cual me desempeño -creo que 18 horas diarias-, pues he sido crítico de esas personas que prometen, como los avisos clasificados, obtener en 48 horas y dar a sus clientes resultados inmediatos y casi milagrosos… “devolvemos en dos días al ser amado”. No creo que un oficio tan complejo, amplio y riguroso como el de la actuación, pueda enseñarse en semanas, días u horas. Conozco a un “actor” que lleva por los menos 15 años saliendo en TV con personajes cortos porque he sido testigo que nunca tuvo el tiempo ni las ganas para seguir preparándose.

Por eso, siempre tuve y aun tengo mi recelo con quienes ofrecen esas técnicas maravillosas para enseñar a desarrollar personajes creíbles en tampoco tiempo.Ahora, pese a que aún me resisto, hago parte de esos magos talleristas que en poco tiempo intentan cambiar y enseñar (a quienes aman la actuación) no ha actuar, que eso quede claro!, sino a ver con seriedad, constancia, responsabilidad y respeto lo que para mí es uno de los oficios más bellos: SER ACTOR.

 Y tallerista por qué?, pues porque en el taller es donde se arreglan o mejoran algunas cosas que están defectuosas o empiezan a dañarse. Creo que por eso se les llama así y no de otra manera.

De todos modos, siendo fiel a mis principios y creencias, luego de un vuelo rumbo a México a hacer un casting, tuve la oportunidad de ir sentado al lado de un actor que durante todo el viaje no hizo si no preguntarme cosas de mi trabajo. Al final, antes de aterrizar, me dice “usted no puede ser tan egoísta, debería compartir tantas cosas y anécdotas a nosotros los actores que nos da terror el casting” y si, luego de mucho pensar, decidí compartir todas las vivencias que desde hace algo más de 10 años me han ocurrido y que espero puedan servir a quienes como yo, esperamos en cada audición gente preparada, talentos comprometidos con sus sueños, actores y actrices cansados de los directores gritones que en un casting esperan obtener resultados sin compartir o dar nada a cambio.

afichemodelo

Eso sí, siendo fiel a mis principios, creencias y apegos (mas no al ego), elabore un guión, una historia, una charla o como prefiero llamarlo: un conversatorio para quienes sueñan, quienes por las pocas oportunidades no tienen la posibilidad de foguearse, de crear personajes, de jugar o para esos que pese a toda la experiencia adquirida aun sienten nervios al crear en algo así como veinte minutos lo que podría ser el bosquejo de lo que un libretista se imaginó. También se que para algunas personas, estos ejercicios cuando son dictados por personas que están trabajando en algún medio, productora o producción pueden generar suspicacias y comentarios sobre preferencias “pagas”. Desafortunadamente, en algunos casos, tristemente, eso es verdad y hace parte de personas que no están activas en la industria o que están sin trabajo y buscan los talleres como escampadero. Creo que la culpa es de nosotros mismos al permitir que cualquiera engañe u ofrezca soluciones “maravillosas” a ese sueño de ser actor o famoso. Para mí, es un ejercicio que -como me decía ese actor en el avión- no puedo guardarme si sirve para mejorar el trabajo o aportar algo positivo en quienes se toman esto en serio. Por qué no puedo compartir mis experiencias con directores de Estados Unidos y Latinoamérica, por qué no puedo brindar mis conocimientos a la gente?. Esto ocurre en países como España, México o Estados Unidos con un solo fin: Esperar o soñar que algún día los actores asuman una audición o un casting como si ya estuvieran grabando, como si el personaje ya fuera de ellos. Eso sí, para no faltar a la verdad y de una vez romper el corazón de algunos, creo que es ético advertir que nadie puede esperar que de este tipo de ejercicios o encuentros el resultado sea obtener alguna oportunidad de conseguir trabajo en cualquiera de mis proyectos o productoras para las que puedan contratarme. Seamos claros, eso NUNCA va a pasar. Y para seguir evitando suspicacias o comentarios malintencionados, cuento, como siempre lo he tenido, con el aval de mis mentores, pero sobretodo, no lo hago porque esté en período de vacas flacas o casi sin proyectos. Es una manera que encontré de hacer catarsis, de limpiarme de tanta basura que veo a diario y que cree que ser actor o actriz, es el resultado de tener una cara bonita, una buena figura o es fruto de los comentarios de los tíos y primos que le decían que era chistoso y seguro seria una revelación.

Buscar en el sitio

Comentarios Recientes

    FacebookTwitterLinked In